Coworking y la generación millenial: Una simbiosis perfecta

millenial

Empecemos por definir eso de «millenial». Lo habremos oído mil veces, porque es un término que, últimamente, está en boca de todos. Pero, ¿sabemos lo que significa exactamente?

Se refiere sencillamente a ese grupo de jóvenes nacidos entre principio de los ochenta y principios del nuevo milenio, y que representan el nuevo cuerpo de trabajadores que se va poco a poco infiltrando y conquistando el mercado laboral.

En la actualidad, aún suelen encontrarse en posiciones bajas o intermedias de las estructuras empresariales, y no son demasiados los que se encuentran en puestos directivos. Sin embargo, sí lo estarán en el futuro, y, de hecho, son un grupo con gran capacidad de emprendimiento, con representantes que, ya a día de hoy, están en la cúspide de algunas de las mayores compañías del mundo, especialmente en el sector tecnológico.

En cualquier caso, lo que es indiscutible es que van ganando terreno y aumentando su porcentaje en la fuerza laboral mundial, y esto, sin duda, traerá —y está trayendo— cambios en los modelos culturales, tecnológicos y estratégicos, y en las filosofías de muchas empresas.

¿Qué cambia con los millenials?

Se trata de un grupo de personas con una serie de necesidades, intereses e inquietudes, algunas de las cuales se manifiestan en la faceta laboral o profesional de sus vidas. Veamos algunas.

Libertad, autonomía y flexibilidad

Exigen cosas muy específicas en su trabajo, cosas que varían notablemente con respecto a trabajadores de generaciones anteriores. La flexibilidad es una de ellas, una a la que este grupo otorga mucho valor, tanto en relación a los horarios, como a la autonomía a la hora de organizarse. Buscan una relación más basada en objetivos y confianza que en control, teniendo esta faceta una importancia equiparable a la que puede tener el salario, por no decir superior.

Con ello se busca acceder a un mejor equilibrio en la conciliación de la vida laboral y personal, tener mayor libertad de movimientos, y favorecer la horizontalidad en las relaciones, así como impulsar la creación de sinergias como vehículos para estimular la creatividad y mejorar la productividad.

Impermanencia y principios

Les encantan, además, los nuevos retos, no suelen durar más que periodos de uno o dos años en un mismo puesto de trabajo, y no valoran tanto como sus padres el ascenso en una misma empresa. Se decantan más bien por encontrar proyectos estimulantes que les permitan desarrollar sus habilidades y, cada vez más, que les alineen con sus principios y convicciones.

Colaboración y empatía

Se trata de una generación que da importancia al trato que les dan sus compañeros, clientes y superiores. Buscan que el trabajo contribuya a su desarrollo personal. Lo ven como un fin en sí mismo más que como una vía para conseguir algo. El nivel emocional adquiere un valor mucho más significativo, y también lo hacen los procesos de comunicación. Estos jóvenes prefieren trabajar en entornos colaborativos y en proyectos motivadores, dándosele cada vez más importancia al plano ético de los mismos.

Tecnología

Por supuesto, es un factor determinante para esta generación. Las herramientas tecnológicas son una parte fundamental, no solo de la vida laboral de muchas de estas personas, sino también de sus formas de comunicación e interacción privadas y en su entretenimiento.

Espacios de trabajo acordes

El entorno en el que se desarrolla la actividad adquiere para los millenials una importancia crucial. Se acabó lo de trabajar durante 8 horas al día en el cubículo gris de una oficina que te hace sentir como un número más que como una persona. Se buscan espacios modernos, abiertos, luminosos, bien equipados, funcionales y agradables, en los que poder realizar las tareas, cooperar, y relacionarse con otras personas que se encuentran en situaciones profesionales similares.

Coworking: la solución ideal

En resumidas cuentas, los millenials buscan las comodidades y la sensación de estar trabajando en casa (un sitio acogedor, versátil, estético, bien decorado y multifuncional), con las ventajas del sentimiento de pertenencia a un grupo que proporcionan los centros de coworking.

Al hablar de estos espacios hablamos de entornos equilibrados e inclusivos, en los que se da tanta importancia a los equipamientos como a la comodidad. Esto hace que sean comunes los lugares destinados al descanso y la desconexión, así como la organización de eventos que pongan en común a los usuarios (charlas, cursos, fiestas). Suele reinar, además, un ambiente informal y desenfadado. Se trata, en definitiva, de un tipo de espacio que cumple con todas las expectativas que caracterizan a los millenials, desde el componente tecnológico o el enfoque abierto y flexible, hasta el impacto emocional, la búsqueda de la inspiración y la importancia de la creatividad.

Si deseas tener más información sobre nuestro coworking no dudes en comunicarte con nosotros, hacemos de tus responsabilidades algo más fácil. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *