¿Cómo maximizar tu productividad?

Como mejorar tu productividad

La mejora de la productividad es el objetivo prioritario de cualquier empresa. Pero también es algo muy importante para los trabajadores, porque les permite realizar sus tareas de forma mucho más rápida y eficaz, lo que hace, a su vez, que no necesiten dedicar tanto tiempo a su trabajo y puedan invertirlo en todo lo demás. Por eso maximizar la productividad es un win-win para todos, y una cuestión que, aunque no siempre sea sencilla de atajar, puede suponer una auténtica revolución para todas las partes implicadas. ¡Y una muy positiva!

La productividad en los tiempos que corren

Vivimos en una época en la que la tecnología tiene un peso cada vez más importante. Esto tiene una influencia increíble en cuestiones de productividad, tanto para bien como para mal. Así es, la tecnología puede ser una herramienta espectacular para maximizar nuestra productividad. De hecho, multitud de aplicaciones y softwares han surgido para tratar esta problemática; desde Excel, hasta Trello, pasando por Asana y muchas otras. Y he aquí el primer truco para mejorar nuestra productividad: conocer estas herramientas digitales, aprender su potencial, y utilizarlas en nuestro beneficio. 

Pero, cómo casi todo, la tecnología es un arma de doble filo y, de la misma manera que puede suponer un apoyo importante en la realización de nuestras tareas y en la organización de nuestro trabajo y nuestros equipos, también puede suponer una fuente ilimitada de distracciones y entretenimiento superfluo que puede robarnos minutos que se convierten en horas y en días. 

¿Crees que estás al margen de esto que decimos? De acuerdo, hagamos una prueba. Cuenta el número de veces al día que acudes a tu smartphone para comprobar los whatsapps, el tiempo, las noticias, tus redes sociales, o cualquier otra cosa. Y después calcula el tiempo que se va en esas pequeñas comprobaciones. Si lo haces te darás cuenta que muchas veces es algo casi inconsciente. El fenómeno de la procrastinación amigos y amigas… no tiene límites. 

Cómo podemos hacer para maximizar nuestra productividad

El principal objetivo que debemos perseguir cuando trabajamos es estar totalmente concentrados, profundamente enfocados en nuestras tareas. De esta forma, no solo lograremos hacer mejor nuestro trabajo, si no que lo haremos más rápido y eficientemente. Aquí van algunos pequeños trucos para conseguirlo.

Cuida el espacio:

El lugar de trabajo es un factor crucial para la productividad, no sólo desde el punto de vista físico, si no también desde el de la filosofía y la atmósfera del entorno. Debemos buscar espacios en los que estemos a gusto, podamos trabajar a nuestro aire, sin distracciones y donde contemos con todos los recursos necesarios para nuestras tareas. En este sentido, crear una comunidad de trabajo como la que surge de forma natural en los espacios coworking es muy interesante.

Céntrate en lo importante:

Decide lo que tienes que hacer hoy y hazlo. No te entretengas con tareas superficiales, ve al meollo de la cuestión cuanto antes y quítatelo de encima cuando aún estés fresco y tengas energía. Si consigues hacerlo, el resto del día irá cuesta abajo, ¡te lo aseguramos! 

Planifica (sin pasarte):

Planificar nuestras rutinas de trabajo y nuestras tareas puede ayudarnos a llevar a cabo nuestros propósitos de manera mucho más eficiente. Pero cuidado, un exceso de planificación o de rigidez puede ser contraproducente. Deja espacio para los imprevistos y no te entretengas demasiado en tenerlo todo ajustado. La mejor manera de planificar es quitarse cosas de encima cuanto antes.

Desconecta, es sagrado:

Si no te concedes espacios de descanso y desconexión, es imposible que puedas mantener un estado de concentración profunda mucho tiempo, físicamente imposible. Por eso es tan importante enfatizar este punto, especialmente en un entorno laboral cada vez más digitalizado y líquido en el que los límites entre la vida laboral y la personal son fácilmente difuminables. Descansa de las pantallas y de las cavilaciones entre tarea y tarea, y concédete un buen saco de horas de descanso y desconexión al acabar la jornada. Si tienes algo de naturaleza cerca, puedes ir a tomar algo, o sencillamente dar un paseo o hacer deporte, tienes los ingredientes perfectos para descargar y descomprimir. ¡Y no te sientas culpable, haciéndolo estás poniendo en marcha lo indicado para mejorar tu rendimiento cuando vuelvas a tu puesto!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Abrir chat